Peumayen, comida mapuche…

Con este restaurante que me cautivó, doy inicio a una nueva sección del blog: Comer en Santiago.

No especifica en ningún sitio, pero soy Argentina y llevo 5 años viviendo en Santiago de Chile. Me sucede a diario que me escriben por redes sociales pidiendome recomendaciones para comer saludable y no saludable, y lugares donde comprar… aquí les daré ese espacio.

¿Porque Peumayen, ancestral food, me “conmovió”?

Por empezar advierto que fui invitada, pero pedí referencias y, al parecer,  la atencion y calidad que recibí, es la regla general de la casa.

Empecemos con la panera: de verdad es super dificil invitarme a comer porque no me gusta comer ni entrada ni panes… pero cuando la panera apareció supe que era el dia para hacer una excepción. La panera está compuesta por varios tipos de panes de origen mapuche (desconozco si todos ellos se siguen consumiendo), todos en versión pequeña y de distintas regiones de Chile, principalmente del sur. Son mayormente panes sin leudado y de rapida preparacion, con harinas diversas no predominando el trigo. No me encantó, me fascinó. Más allá del sabor (que era rico, por supuesto); la idea de hacer una panera que traiga variedad de panes tradicionales de distintas regiones me pareció único.

Luego llegaron las entradas que apenas probé porque no suelo consumir entrada… el resto de mis amigas (todas comensales exigentes, de la Asociación de blogueros gastronomicos ) pareció gustarles todo.

Saltando ese paso hay detalles que me encantaron: los dueños no tienen el restaurante como su entrada principal, con lo cual, si bien el lucro es el fin más normal de los negocios (incluidos restaurantes); no hay intención mínima de escatimar para reducir costos. El restaurante no tiene precios económicos, pero acompañan la calidad de la materia prima y la impecable mantencion del lugar (siempre reviso cocina y baños, ambos impecables) y obviamente la mantención y decoración general que muchas veces no tienen la mantención que les corresponde.

Fue difícil pedir mi plato principal porque la verdad es que todo me apetecía; pero como era mediodía de semana, me fui por lo más liviano… y tremendo acierto!!! Pedí un pescado que venía relleno con queso fresco, tomates secos y chorizo (lo pedí sin chorizo). Estaba fenomenal, como dice el dicho “mantenlo simple”, aplica al plato.

Los postres son otra cosa que me complica tremendamente, porque, a pesar de que estudié cocina, soy pastelera de profesión y tengo una seria debilidad por lo dulce. Normalmente me conformo con un flan con crema o dulce de leche o un helado, si están bien hechos (que no siempre lo están, increíblemente). En Peumayen los postres vienen en una degustacion de varios, todos preparados con ingredientes y bajo el mismo concepto de la comida ancestral. No imagino un pueblo originario sirviendo postre con cuchara y tenedor, pero creo que el chef se lució con este tiempo de comida que, para esta gorda en pausa, es el más importante. Por comenzar se lució porque los postres estaban ricos, sabrosos, daban ganas de comer más… y es super difícil lograr esa sensación utilizando ingredientes menos típicos como la quinoa, frutas, sabores a los que no estamos acostumbrados cuando pedimos un postre en restaurante.

¿Saben que fue lo que más me conmovió?

Todos estos sabores de Chile, que, sinceramente es un restaurante para ir con tiempo y dinero; así se disfruta cada tiempo de comida… uno sale embriagado en sabores y eso es, para un glotón, la sensación máxima cuando se retira de un restaurante. Lo loco, lo que me gusto, lo que me conmueve (aunque lo supe horas después de haber comido); el chef ejecutivo (quien diseña la carta y está en cada detalle), no es Chileno… es Argentino! Juan Manuel Passaro lleva varios años viviendo en Chile, es dueño de una pizzeria (que esta apenas en pañales pero les juro será en un tiempo más furor de este lado de la cordillera); me encanto su trabajo en Peumayen, siento que tiene el cuádruple de mérito la carta siendo que un compatriota, que al igual que yo, sin renegar de su Argentinismo, adoptó este hermoso país para vivir y formar una familia.

Aplausos a Juan Manuel, aplausos a Conie y pareja; aplausos a Peumayen por lograr un restaurante que va más allá de sentarse a comer… es un sitio para vivir una experiencia; para aprender mucho sobre Chile y su comida, que está bien marcada por las regiones.

Sin duda el precio lo vale, y si vienen de vacaciones a Chile, no pueden dejar de probarlo!

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s