“Amurallar el propio sentimiento tiene el riesgo de que te devore por dentro” (FK)

el

Se que mi blog es sobre cocina saludable y fitness… pero la historia viene a colación de vida saludable.

La conexión con nuestras emociones es fundamental para llevar una verdadera vida sana. Muchas personas (nutricionistas y no nutricionistas) dan consejos para “calmar” la ansiedad (bebidas sin azúcar, gelatinas, chicles, etc.); muchas nutricionistas buscas transmitir el mensaje del balance: moderar porciones, no demonizar alimentos, disfrutar… pero siento que les falta discurso emocional. La gente “fitness” está completamente enfocada en su dieta y ejercicios; el resto de la comunidad healthy quiere lograr un equilibrio entre comer sano, verse bien y disfrutar de las comidas sociales que casi nunca son saludables y no por ello son “malas”.

Ayer en el diario la cuarta salió una entrevista mía donde sentencié “No ser obeso hoy en día es casi un milagro”, rodeados de comida de mala calidad y muy económica, sumado al stress que llevamos todos de “ser perfectos”: llorar es síntoma de debilidad, tener flojera de entrenar es síntoma de debilidad; soltar la cuerda y comerse la caja de chocolates es síntoma de debilidad… y seguimos siendo tan darwinianos que ser débil significa que vas a desaparecer, no mereces continuar la especie.

Debemos ser flacos, pero no solo flacos, además tonificados. Debemos ser controlados; no mostrar mucha sensibilidad ni tampoco ser apáticos. Si somos madres debemos ser apegadas, vibrar en sintonía con nuestros hijos… como si los mocosos no fueran animales humanos con todas las imperfecciones que ello implica; como si no tuviéramos derecho a estar hartas, de no entender cuando están caprichosos y querer mandarlos a freír churros en la playa! 

Nos exigimos ser perfectos.

Y es duro, tenes que ser gozador pero si tenes kilos de más entras en lista negra; tenes que ser sensible pero si muestras abiertamente tus sentimientos te tildan de “pintamonos”, ser buena mamá no solo es atender y amar a tus hijos, parece que debemos vibrar en una misma sintonía y yo, sinceramente, nunca fuí buena para la música.

Hace exactamente 7 días supe que estaba embarazada! Era la primera vez en la vida que decidí ir por algo y lo logré al primer intento. Dos dias después volvía de una cena y sentí un dolor horrendo en la zona baja de la espalda; creí que necesitaba descansar (estaba en pie desde las 6:00AM), así que llegue a casa, acosté a Lucy y fui al baño. Me encontré con el horroroso escenario de tanto mi ropa interior como mi vestido blanco completamente ensangrentados. Espere que mi marido vuelva de pasear el perro y pedí un taxi (no me sentía en condiciones de manejar); como tardaba (apenas 5′); me subí al auto y me fui a la urgencia más cercana, sola, ya que Lucy dormía y no íbamos a levantarla para ir en medio de la noche a un hospital sin siquiera saber qué explicarle. Mis amigas me reclamaron porque no las llame para que me acompañen… de verdad solo quería llegar a urgencias y que me digan que era normal y todo estaba bien.

En la clínica las Lilas demoraron en atenderme, a pesar de llegar sola echa un mar de llantos; tuve que sentarme en la sala de espera de urgencias toda manchada y llorando, urgida con la esperanza que esa pérdida de sangre no sea una pérdida del embarazo. 

Finalmente me atendieron, me sacaron sangre para corroborar que estaba embarazada (había un ecografo en la sala, pero preferían chequear las hormonas antes, como si no me creyeran que el test de embarazo dio positivo), me hicieron sacar la ropa solo para pincharme y tomarme una muestra de sangre, la doctora me mando a vestir de nuevo y esperar 2hs en una silla en un pasillo (yo aún perdiendo sangre y echa un mar de llanto). La enfermera (como de costumbre) hacia todo lo posible por hacerme sentir bien y tranquila, la Doctora (como de costumbre) le importo una mierda mi sangrado, mi llanto, mis ilusiones quebradas… siempre creí que los médicos no tienen sentimientos, se que deben actuar con frialdad; pero a veces es demasiado para una mujer sola en una sala de urgencias perdiendo un reciente embarazo (se qué hay casos peores, seguramente en ese instante en la sala de al lado… pero yo estaba ahí cargando mi propia cruz).

Dos horas después (y agradezco a la enfermera que me consiguió un sillón en el pasillo para que pueda descansar mientras esperaba); entro y nuevamente me saco la ropa para que me hagan la ecografia confirmando que mí ovulo fecundado no se prendió en el utero.

Me recetaron analgésicos y a casa.

A cuánta persona se lo conté me responde sobre lo normal que es… uno de cada tres embarazos no llega a término. Les digo algo? Me importa una mierda! Yo quería tener un embarazo normal, saludable y feliz! Así que, a pesar de seguir con mis actividades, pasé varios días llorando porque ES LO NORMAL LLORAR!!! Nunca permitan que alguien les diga cómo deben sentirse; yo estaba muerta de pena; mi vida está repleta de bendiciones, pero jamás algo se me dio fácil, jamás. Todo lo que tengo (excepto la familia) me ha costado mucho esfuerzo, y mucho dolor. 

Simplemente quería que, una vez en la vida, las cosas se me den fáciles. 

Me permití mi dolor y hablarlo con quien me dio la gana porque, para lograr balance, para no terminar en ataques de angustia, en atracones de comida, en borracheras innecesarias; es fundamental conectarnos con nuestro dolor, con nuestra alegría, con nuestros sentimientos.

Una vez establecida la comunicación correcta, todo se hace más fácil; empezando por nuestra forma de alimentarnos, de cuidarnos, de relacionarnos con los otros… todo parte adentro nuestro. 

Si buscas ocultar u opacar tus sentimientos, sólo conseguirás que duela más y se extienda más tiempo del necesario.

Siempre hay un camino… pero lo más sano es dejarlo ser, observarlo y si es necesario dejarlo ir.

Que terminen en paz este 2016.

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Ji dice:

    Te entiendo tanto! yo tuve 2 pérdidas seguidas hace algunos años y para mí (y mi pareja de entonces) fue un acabo de mundo atroz, pese a lo “normal” de toda la situación… un abrazo y gracias por compartir!

    Me gusta

    1. Parece que el mundo alrededor sigue y una está como que le falta un pedacito 😦

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s