La alimentacion como construccion social

el

La alimentación fit es saludable?

La alimentación acompañó al hombre desde millones de años. Hoy en día existen distintas corrientes alimentarias, algunas más tradicionales que otras. La globalización y la hiperconexión hicieron que la alimentación trascienda fronteras y se instale en la vida cotidiana de personas en diferentes países alrededor del mundo.

Hay distintas corrientes alimentarias, algunas más jóvenes que otras. Una corriente alimentaria joven y de moda es la alimentación fit.

La primera duda que despierta este tipo de alimentación es la siguiente: “la alimentación fit es saludable?”

Antes de responder por sí o por no, los invito a leerme para llegar a la respuesta.

La alimentación es una construcción social en constante cambio. Atravesada por procesos sociales-históricos, (ideológicos, religiosos, culturales, etc). Posee significantes individuales (para cada sujeto tiene un significado propio) y tiene significados colectivos. Lo saludable es una construcción discursiva cuyo significado fue cambiando según la época. Cada época tiene su propia concepción de saludable-patológico. En términos generales, cada época tiene su propia construcción salud-enfermedad. La alimentación, al igual que la salud, tiene significados individuales y sociales a la vez. Así como cada sociedad tiene su propia construcción de salud, cada persona tiene su propia forma de concebir la salud y la alimentación.

La salud es más amplia que una forma de alimentarse. Involucra otros aspectos de la vida del sujeto (bio-psico-social según la OMS “Organización Mundial de la Salud) La salud alimentaria es un término amplio y complejo; individual y social. Cuando hablamos de salud alimentaria pareciera que habláramos de lo mismo, pero a la hora de ponernos de acuerdo, nos damos cuenta que la concebimos de manera distinta.

Desde el punto de vista nutricional, una alimentación puede ser más o menos balanceada. Esto depende de las combinaciones de los nutrientes. Según la combinación se puede tener una alimentación balanceada o desbalanceada.

Desde el punto de vista vincular alimentario se puede haber establecido una relación patológica o saludable con la comida.

A veces el balance nutricional puede coincidir con una vinculación alimentaria constructiva y a veces no. Se puede tener una alimentación balanceada y un vínculo patológico o comer desbalanceado y tener un vínculo alimentario sano.

Es decir, por un lado está el balance nutricional y por otro la relación que establece el sujeto con la alimentación. El balance alimentario no define si el vínculo alimentario es salugénico o patológico. La dinámica de la relación sujeto-alimentación es la que establece si el vínculo es patológico o no. Les doy un ejemplo Una persona come un pedacito de chocolate a la noche. Lo hace porque de chica jugaba con sus padres a la búsqueda del chocolate. De alguna manera la significación del chocolate está relacionado con recuerdos infantiles tiernos.

Una persona come un pedacito de chocolate a la noche. Cuando comienza a comer no puede parar. Luego, le produce culpa y sentimientos de tristeza, enojo e impotencia.

Estos ejemplos son situaciones parecidas. Lo que cambia es el vínculo establecido con el alimento y la significación. Para una persona es gratificante, para la otra es angustiante.

Este ejemplo puede aplicarse a los alimentos “saludables” comer una lechuga para una persona puede significar bienestar y para otra una forma de calmar la compulsión. La alimentación no define por sí misma, a priori, la salud de alguien. La Salud-Enfermedad alimentaria no está en un tipo de alimentación. La salud alimentaria depende de la relación que establezca cada sujeto con la alimentación desde lo biológico y simbólico. Hay relaciones más constructivas que otras. La relación simbólica constructiva es la que no produce culpa, malestar, impotencia, tristeza, sometimiento, etc. Castigarse con una tira de pan tiene la misma función que castigarse con salmón, sushi, facturas, barras de proteínas. Entonces da lo mismo que el sujeto coma más o menos balanceado si tiene una relación patológica con el alimento. Es cuestión de tiempo para que se manifieste como obesidad, bulimia o anorexia e impacte en lo biológico.

Lamentablemente hay corrientes alimentarias estigmatizadas. Se les echa la culpa de enfermar a las personas, de desencadenar trastornos alimentarios y obsesiones. Esto es lamentable. Los vínculos alimentarios patológicos se van construyendo desde niños y consolidando en la adolescencia y la adultez. Una alimentación desbalanceada no construye vínculos alimentarios patológicos. Los sujetos con vínculos alimentarios patológicos eligen alimentaciones desbalanceadas.

Las personas que eligen ciertas corrientes alimentarias son estigmatizadas. Les imponen características externas basadas en prejuicios. Les doy un ejemplo: “las que tienen alimentación fit son huecas y vacías”. “No tienen objetivos en la vida”. Estos prejuicios circulan en las redes sociales y se manifiestan en formas de agresiones en los comentarios. La alimentación “fit” no convierte a las personas en huecas y vacías.

Otro ejemplo: los veganos son extremistas. La condición para ser vegano no es el extremismo, que hayan veganos extremistas no invalida la alimentación vegana, ni convierte a todos los veganos en fundamentalistas.

El ser individual es mucho más amplio que la alimentación. Es tremendo pensar que la elección alimentaria define a alguien en su totalidad.

No todos nos alimentamos de igual manera, ni establecemos las mismas relaciones con los alimentos. Cada uno debe tener el derecho de elegir de qué manera alimentarse y no ser discriminado, atacado, ni violentado por su elección alimentaria.

En las distintas corrientes alimentarias se puede encontrar armonía nutricional y vinculación alimentaria constructiva. Esto va a depender de cada sujeto

Volviendo a la pregunta de “la alimentación fit es saludable?”

Cada uno sacará conclusiones sobre lo que significa para sí mismo una alimentación saludable. La respuesta está en cada uno.

Referencia Profesional:

Omar, Luis Guillermo Licenciado en Nutrición Chef Internacional Pastelero Profesional Barthender Estudiante Avanzado de Psicología Jefe de trabajo Prácticos Elaboración y Maneja de Alimentos. Universidad del Norte Santo tomás de Aquino. Licenciatura en Nutrición. Profesor de Cocina II y Práctica Profesionalizantes. Tecnicatura Superior en Gastronomía.

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Alma dice:

    Muy interesante Geno y con gran cantidad de aportes que invitan a una reflexión mucho mas amplia. Realmente considero que existe una gran necesidad de delimitar este tipo de situación, de utilizar un único concepto que determine si esto que hago es “bueno” o es “malo”, para poder decidir si continuarlo o no, si identificarme o no, si apoyarlo o no. Existe tanto temor al error, que nos aceptamos mas bien como “ignorantes” buscando que no haya margen para dudar o replantear una creencia. Y tratandose de salud, no es posible tal rigidez. Cuando lo entandamos vamos a poder aceptar una critica, reflexionar y rever el camino y las elecciones que vamos tomando para mejorarlas o no, pero ahi si hay un concepto de salud mucho mas viable. Un abrazo grande! Gracias por compartirlo.

    Me gusta

    1. Como siempre, sabias palabras…

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s