Sobre la depresion…

Hace un tiempo atrás le pedí a una psicóloga amiga si podía escribir acerca de la depresión como enfermedad, tal como lo son la diabetes y el cáncer.

Pareció no interesarle escribir sobre el asunto, aunque me encontró razón en mi argumento: “¿porque las personas que padecemos depresión nos planteamos interrumpir el tratamiento con fármacos o directamente nos resistimos a someternos al mismo, avergonzados de tomar remedios para tener una vida plena?” La respuesta es: vergüenza.

Aquel día que le pedí esto a mi amiga había tenido una charla por Snapchat con una completa desconocida, quien me contaba que se sentía sin ganas de vivir y que no quería visitar un profesional de la salud mental “porque me va a medicar”, respondio.

Le pregunté algo que hace años atrás me dijo un médico psiquiatra: “¿si tuvieras diabetes, y existe una pastilla para curarla o llevar una vida normal, te negarías a tomarla?” La respuesta (en ambos casos es NO).

Quienes padecimos esta enfermedad podemos asegurar:

•Deseas tener deseos: la gente te dice cosas como “no te quedes en casa”, “busca algo que te guste”, “todo está en tu cabeza” y sí, todo está en nuestra cabeza, pero no a modo de capricho,  básicamente nuestro cerebro funciona diferente, no produce ciertos químicos y eso hace que nos sintamos así.

•Pasas muchos días de tu vida caminando horas por la calle deseando ser víctima de un accidente de auto.

•Otros días se pasan completos en una cama, mitad durmiendo, mitad mirando cómo transcurre el mundo a través del televisor, sin el más mínimo deseo de participar de aquel show que estás mirando (de la vida misma).

•Posiblemente dejaste de hablar con tus amigos, básicamente porque se te acabaron las excusas para justificar tus ganas de hacer nada y que te cuestionen por eso.

Le habia pedido a una psicologa que hable del tema, justamente, porque a nosotros, los depresivos, no se nos toma en serio. La sociedad entera nos hace sentir verguenza de nuestra condicion como si se tratara de un capricho: “estas asi porque queres” “¿y si haces algo para salir de eso?” son tipicas cosas que nos han dicho a quienes padecimos depresion; sin siquiera mencionar las caras de espanto cuando uno habla de la medicacion, te sentencian con la mirada, como si fueras una persona peligrosa o algo por el estilo. Esas mismas personas con su cuarta copa de vino en la mano te juzgan con la mirada por “necesitar” pastillas para mantener tu mente en equilibrio.

Y es que lo necesitamos para mantener el equilibrio bioquimico del cerebro, en mi caso particular mi cerebro produce menos serotonina y eso me trajo como consecuencia sufrir depresion gran parte de mi vida, hasta que casi me mata (la depresion, al igual que muchas enfermedades, mata); fue recien en ese entonces cuando me dije a mi misma “tengo que hacer el tratamiento”, y es que cuando me tope con la muerte solo supe una cosa: no era eso lo que queria.

Entonces me encontre en el momento mas paradojico de mi vida: no tenia ganas de vivir, pero tampoco queria morirme.

Y, por primera vez en muchos años, me dispuse a poner voluntad en hacer un tratamiento. Iba al psiquiatra, psicologo, me hacia examenes periodicamente (porque claro, estaba enferma, la depresion me llevo a la desnutricion, problemas hormonales y hasta una afeccion cardiaca). Tomaba una pastilla al levantarme, otra con las comidas, otra a la tarde, otra a la noche, otra si tenia una reunion, otra si me sentia muy angustiada… salia a visitar a mis amigas aunque no tenia ganas, comence a hacer ejercicio aunque no tenia ganas, empece a alimentarme saludablemente aunque no tuviese hambre. Y asi transcurrieron varios meses: estaba voluntariosamente viva, muy viva. Pero seguia sin ganas, de nada.

Me lei cuanto libro de autoayuda encontraba en la libreria y entraba a foros sobre la depresion para leer que escribian otras personas con el mismo problema.

En ese entonces, poco despues de empezar mi tratamiento; mi papa dio el siguiente paso: “tenes que hacer algo de tu vida”, sentencio. Y claro que tenia razon, llevaba al menos dos años haciendo absolutamente nada, y claramente ese estado no me ayudaria a sentirme diferente. Asi que, aprovechando la impunidad de por primera vez ser cuidada como una enferma, me dispuse a navegar por internet en busqueda de algun curso que quisiera hacer.

Un mes despues estaba sentada en el instituto Argentino de Gastronomia (IAG) comenzando la carrera de Pastelero Profesional (ya habia echo algunos intentos de estudiar cocina, organizacion de eventos, banqueteria… pero siempre dejaba las cosas a la mitad, por falta de ganas, obvio). Asi que cada lunes, miercoles y viernes tenia que presentarme ahi a tomar mis clases. Y me habia propuesto que, aunque no tuviera ganas, iba a salir de ahi con un diploma en mano.

Y a la segunda semana empezaron las clases practicas; todos metidos en una cocina teniendo que interactuar entre nosotros y con los productos, y por primera vez en muchos años empece a sentir ganas! Fue una sensacion maravillosa; sentia ganas de cocinar, de hablar de cocina, de ir a clases, de leer, de aprender.Volvi a tener ganas y empece a sentirme viva; empece a comer mas, aumente de peso, empece a reirme de nuevo, a salir con mis amigas.

Y obviamente seguia mi tratamiento.

A lo que quiero llegar con todo esto es que la depresion es una enfermedad, socialmente mal vista, con mala fama, como si se tratara de cosa de debiles. Los depresivos vivimos con el estigma de debiles, cuando en realidad convivimos en silencio toda nuestra vida con una enfermedad, luchamos contra ella tal cual lo hacen otras personas que padecen enfermedades y son vistas casi como heroes por ser capaces de sonreir en una vida donde estan enfermos. Con nosotros es diferente, creen que estamos asi porque lo buscamos, porque asi lo disponemos.

Asi que, si llegaste hasta aca y crees que podes tener depresion, sacate el miedo y consulta con un especialista. El primer paso es la aceptacion.

Si llegaste hasta aca y crees que no tenes nada que ver con la depresion te voy a pedir un favor: mira a tu alrededor, posiblemente alguna de las personas que mas quieras en este mundo puede estar viviendolo, quiza desde el silencio y el disimulo. Lo importante es que estes abierto a colaborar y a no juzgar.

Sean amables, nunca sabemos lo que vive el otro.

 

Anuncios

8 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Peter Bachler dice:

    Hermosas palabras verdaderas y las entiendo muy bien gracias x compartirlo 😊☺️🌹

    Me gusta

  2. Un abrazo muy apretado Geno. Cuánta verdad y esperanza entrega tu post. Es muy distinto ver la depresión desde dentro.

    Me gusta

    1. Gracias, la idea es que quienes la padecen sepan que no están solos y que es una enfermedad lisa y llanamente

      Me gusta

  3. Karen dice:

    Geno, te sigo hace un tiempo por tus redes sociales y hoy por primera vez leí todos tus blog de motivación. No te conozco en persona, pero siento tanto cariño por ti, tal vez no te das cuenta, pero transmites mucho sentimientos de cariño.
    Yo creo que Dios hace las cosas perfectas, aun cuando nosotros no entendamos ni el 5% del propósito que el tiene para nuestras vidas.
    En estos momentos yo no estoy pasando por un buen momento en mi vida, pero me obligo hacer cosas. Increíblemente hace un tiempo para mi cocinar era lo mas terrible y latero del mundo. Ahora eso cambio 100%, espero las recetas que publicas tu y otras “influencer” para replicarlas, me hace tan feliz cocinar y entregar mi cariño a la gente que quiero a través de la cocina.
    Solo quería darte las gracias a ti y a las demás blogger que suben sus recetas… creo ni se imaginan lo bien que ese pequeño detalle puede hacer en muchas mujeres como yo.
    ¡Que el Señor cuide y bendiga mucho tu vida y la de tu familia!

    Me gusta

    1. Gracias Karen<3 la cocina sana el alma y si cocinamos sano estamos dando amor del bueno 🙂

      Me gusta

  4. Mara Sanchez dice:

    Geno, hermoso lo que escribiste… Tus​ palabras realmente me llegaron al punto de emocionarme. Tuve el agrado de conocerte y me alegra que estés bien. Beso grande.

    Me gusta

  5. Carola Urrets Zavalía (Miss Carol!) dice:

    Abrazo gigante Geno!!! Muy interesante lo que escribiste! Seguro que le será útil a todos lo que lo lean . Para los que padecen la enfermedad y pata lis wue no, por que podrán entender más al que sufre de depresión. Cariños!!!

    Le gusta a 1 persona

  6. Karen dice:

    Compartí tu publicación, porque aún cuando creo no tener depresión, la conozco desde cerca y es una enfermedad que mata, destruye, enferma y carcome silenciosa y a veces burdamente….
    Que ciertas son cada una de tus palabras. Un gran abrazo y gracias.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s